Información para la ciencia y formación para el uso de la información: aportes del sistema bibliotecario de ECOSUR en 2019

A vuelo de pájaro

El reto de cumplir con la misión (desarrollar y sostener los recursos y servicios de información acorde con las necesidades de las comunidades de ECOSUR) del sistema bibliotecario (SIBE) tiene sus implicaciones financieras, administrativas, de gestión, de capacidades físicas y tecnológicas, pero el factor humano es el motor que funciona como elemento articulador, impulsor, modelador en cualquier circunstancia. No obstante que el año 2019 se vio marcado por fuertes medidas de austeridad y restricciones presupuestales, el grupo de bibliotecarios del SIBE mostró su eficacia, vocación y compromiso, con resultados satisfactorios.

Las directrices principales que guiaron las acciones en ese año fueron: a) dar soporte bibliométrico para la toma de decisiones en investigación, b) formación para el desarrollo de habilidades informativas, c) mejora continua en la satisfacción de necesidades de información de usuarios, d) difusión y promoción del acceso y uso de la información, d) trabajo colaborativo e) innovación tecnológica para el acceso y uso de la información.

Algo más a detalle

Haciendo un recorrido rápido de lo realizado en dicho año, entre varios colaboradores se logró proporcionar estudios bibliométricos a la Coordinación General Académica y a la Dirección General sobre temas de investigación de ECOSUR, coincidentes con el Plan Alternativo de Nación, y los coincidentes con los ejes temáticos ambientales, productivos, económicos y socioculturales de la zona del Tren Maya.

Uno de los servicios más demandados fueron las actividades de formación de competencias informativas. En los programas del posgrado, se impartieron los talleres del módulo Manejo de la información científica a más de 103 estudiantes, y a la comunidad académica, 38 talleres del programa de Formación de usuarios impartidos a 407 asistentes. También se atendieron más de 170 asesorías, 23 actividades de inducción a 205 usuarios y 38 visitas guiadas a 471 personas de instituciones nacionales e internacionales.

Acerca de la atención de necesidades de información, 23,000 personas acudieron a las cinco bibliotecas para consulta, estudio y trabajo académico; se realizaron más de 20,000 préstamos de libros y se gestionaron 1,988 documentos de bibliografía especializada;  la consulta en línea fue de 5’570,000 búsquedas en catálogo y más de 1’591,697 visitas a la Página WEB. Dentro de los servicios especializados en apoyo a la investigación y aprendizaje, se llevaron a cabo 148 actividades, entre ellas: identificación de revistas en índices de calidad, revisión de política de autoarchivo, políticas editoriales, ORCID, ResearchID, estudios bibliométricos, análisis de citas, gestor Mendeley y más.

La difusión (acción que propicia el acercamiento de la biblioteca con sus usuarios) es un función que se ha venido construyendo y consolidando con el paso de los años. En ese sentido se hace notar que a partir de 2019 SIBE cuenta con su blog A pie juntillas, espacio desde el cual se estarán publicando actividades de las bibliotecas; invitaciones a sesiones, talleres, cursos, exposiciones documentales; sugerencias bibliográficas; difusión de producción académica de ECOSUR; recomendaciones para mejorar el uso de la información científica, y otros temas de interés, complementando otras formas de difusión como las exposiciones documentales, carteles, bibliografías, boletines de la producción académica, avisos a correos institucionales y las notas en el Facebook.

La comunicación, el trabajo colaborativo y en equipo entre departamentos de ECOSUR y con otras instituciones son clave para compartir recursos y desarrollar proyectos en forma conjunta, que enriquecen los servicios y recursos informativos y repercuten en beneficio de la comunidad de ECOSUR. La participación en CONRICYT y Ciberciencia permitió obtener el acceso a bases de datos. Para la suscripción de títulos de revistas se mantuvo el convenio coparticipación con 14 centros de investigación del CONACYT, se suma la asistencia a reuniones con las redes bibliotecarias, Red de Bibliotecas de la Región Sur Sureste de la ANUIES (REBIS), la Comisión Asesora de Recursos Informativos (CARI), el Grupo de Usuarios de Aleph y el intercambio de publicaciones con SIDALC. A nivel interno se mantuvo el trabajo colaborativo con la UTIC, Infonomía, Fomento Editorial y Vinculación, con el CET, Plan Ambiental, Congreso de Agroecología y en diversos eventos académicos como la Semana de Intercambio Académicos, Ecosur a puertas abiertas, semana de la diversidad biológica, festividad de día de muertos, etc.

Finalmente, acerca de la innovación tecnológica, que va de la mano con las nuevas necesidades de acceso y visibilidad de la información, se inició el análisis y diagnóstico para establecer la estrategia de migración del Catálogo SIBE desde el sistema Aleph al Koha, mismo que es abierto y se ha adoptado progresivamente en instituciones nacionales e internacionales.  Otras actividades fueron la reingeniería de arquitectura que se utiliza para la gestión de los contenidos de la Página Web del SIBE trasladándola a WordPress, y la migración de los archivos de imágenes y contenidos de Google Drive a OneDrive (Office 365).

Los pequeños tropiezos

Los puntos críticos que afronta el SIBE son, por un lado, la obsolescencia del equipo tecnológico, cuya condición ya no permite el trabajo fluido por fallas continuas, con repercusiones en la calidad de los servicios. Por otro, las fuertes medidas de austeridad y restricciones presupuestarias cuyo efecto inmediato fue la no contratación del personal que apoyaba en las bibliotecas de Campeche, Villahermosa y San Cristóbal, y en consecuencia la suspensión o avance lento de proyectos importantes.

A manera de conclusión

El trabajo que el SIBE desarrolla busca la excelencia y la mejora continua, planifica, optimiza e innova, fomenta el trabajo colaborativo y en equipo y tiene un enfoque humanista.

El grupo SIBE está integrado por 16 personas, que con su empeño realizaron las actividades antes descritas. Su compromiso y responsabilidad lo ha empujado a mantener activa su preparación en nuevos temas, a seguir desarrollando habilidades tecnológicas, a mantener el diálogo con nuevas generaciones, no solo de estudiantes sino también de investigadores. Se tomaron 29 eventos de actualización y formación, que constituyen 998 horas de capacitación

El personal del SIBE agradece la confianza de la comunidad académica y estudiantil, así como el apoyo y la colaboración del sector directivo y administrativo de ECOSUR.

Adacelia X. López Roblero

Ver entradas de Adacelia X. López Roblero
Subdirectora del SIBE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>